Cuatro obstáculos que enfrentamos las mujeres en el trabajo

Existen ciertas dificultades que es más común que enfrenten las mujeres que los hombres. Mira lo que dice una experta al respecto. 

 

@marieclaire_la

En el ambito laboral las mujeres tenemos varios obstáculos que pueden llegar a afectar nuestro desempeño dentro y fuera de nuestro lugar de trabajo.

La mayoría de ellos derivan de los prejuicios que se tienen sobre las mujeres en general. Es por eso que, la directora de operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg y su fundación Lean In consideran que los prejuicios que más afectan a las mujeres en el trabajo son los siguientes: 

 

1. Aceptación:

Ser éxitosos es una cualidad que está aceptada socialmente para los hombres, pero cuando se trata de las mujeres es un poco más complicado. Las mujeres, mientras más competentes sean en su trabajo, se sienten menos aceptadas y apreciadas dentro y fuera de sus áreas de trabajo. Esto se puede deber a que las mujeres que tienen puestos altos se consideran más rudas y por lo tanto no generan simpatía, pero si una mujer se demuestra amable esto la traduce como menos competente en su trabajo, aunque no tenga nada que ver con sus capacidades. 

Esto puede ser muy nocivo pues en las evaluaciones anuales todos estos prejuicios salen a relucir y puede afectar directamente al desarrollo de las mujeres en una empresa. 

2. Reconocimiento: 

En varias ocasiones, las mujeres recibimos menos reconocimiento por las mismas tareas que nuestras contrapartes masculinas y también más responsabilidad cuando las cosas salen mal. Es decir que si un hombre y una mujer fracasan de la misma forma en un trabajo igual, es más probable que al hombre se le den más concesiones que a las mujeres. Al contrario, si hay un éxito rotundo se puede considerar el trabajo de una mujer como "un acto de suerte" o se supone que ha recibido ayuda de otras personas.

3. Rendimiento: 

El rendimiento de los hombres normalmente está sobre estimado en comparación con el de las mujeres. Hay un prejuicio de que las mujeres no tienen la energía o stamina para trabajar en ambitos generalmente dominados por hombres. No hay ninguna prueba científica que pruebe que las mujeres tienen menor rendimiento mental o físico. Este prejuicio se nota cuando, en los procesos de contratación a las muejres las valoran por su trabajo hecho y a los hombres los evaluan en cuanto a su trabajo potencial. De alguna manera, se está pidiendo a las mujeres que tengan más pruebas para entrar al mismo trabajo que un hombre. 

4. El embarazo: 

Ya que nosotros somos las únicas que podemos embarazarnos, esto nos puede traer problemas a la hora de encontrar o mantener un trabajo. El embarazo lleva a conclusiones de que estamos menos comprometidas con nuestro trabajo. Las madres en general (solteras y casadas) y las mujeres embarazadas tienen más problemas para encontrar trabajo, pues se considera que sólo deberían de estar haciendo una cosa. También, en algunas entrevistas de trabajo, los entrevistadores preguntan tus planes de fertilidad para poder ver si eres una inversión a largo o corto plazo. 

Así, debemos luchar contra los estereotipos de género, los cuales son más nocivos de lo que creemos. A través de nuestras acciones, poco a poco hay que busca que la igualdad sea una realidad. 

Crédito de fotos: Getty Images y Cortesía de la distribuidora