Los riesgos de blanquearte los dientes con carbón activado

Una práctica que ha cobrado popularidad gracias a las redes sociales, pero que podría no ser tan buena como pensabas. 

 

@marieclaire_la

Cada vez son más los videos en Instagram que muestran los "milagrosos" resultados derivados de utilizar carbón activado para blanquear los dientes. 

La práctica consiste en usar un polvo negro - que consiste en carbón orgánico finamente molido- y comenzar a cepillar como si se tratara de pasta de dientes. Pero, ¿realmente es efectivo? 

La idea detrás del carbón activado es que sus partículas funcionan como un imán, el cual atrae las impurezas y suciedad, por lo que al enjuagarlo estas se van con ellas. 

A continuación, conoce algunos de los riesgos derivados de usar carbón para blanquear los dientes.

No existe evidencia científica. 

La Asociación Dental Americana (ADA) afirma que no existe evidencia que apoye que el carbón activado ayude a blanquear los dientes, como lo haría un producto especializado. 

Es abrasivo.

Aunque no hay problema en ingerirlo, sí está comprobado es que el carbón es un material abrasivo, por lo que podría llegar a desgastar el esmalte dental, el cual protege a los dientes. Lo mejor si vas a realizar esta práctica es no frotar demasiado fuerte. 

Hace más oscuras las encías. 

Al entrar en contacto con la saliva, el carbón se hace líquido y pinta las encías, además de que se mete entre los dientes. 

Puede tener un efecto negativo. 

Por último, al no tratarse de un producto aprobado como lo es una pasta dental, puede colarse en la dentina y generar sensibilidad en los dientes. 

Crédito de fotos: Youtube