Una inmigrante de 17 años obtiene el aborto en Texas

Al ser menor de edad y haber llegado a Estados Unidos sola, la ley no le permitía tomar la decisión de abortar. 

 

@marieclaire_la

Aunque son miles los menores de edad que llegan sin la compañía de un adulto a los Estados Unidos, esta semana una joven de 17 años que arribó en septiembre a Texas se convirtió en noticia debido a la pelea que estableció con las autoridades para practicarse un aborto. 

Después de una extensa batalla legal, la joven, identificada con el nombre Jane Doe (mismo que se utiliza para proteger los verdaderos datos de las mujeres menores de edad) consiguió practicarse el aborto que buscaba. 

Y es que fue detenida en la frontera entre México y Estados Unidos en septiembre y enviada a Texas, donde las autoridades le negaron el permiso para hacerse el procedimiento, incluso si ella tenía los medios para pagarlo. 

Una de las modificaciones que hizo Donald Trump al llegar al poder fue cambiar las políticas ante las inmigrantes menores de edad que buscaran abortar. Y es que todas aquellas que lleguen sin compañía de un mayor de edad necesitan el permiso del director de la Oficina de Reubicación de Refugiados (ORR) para tomar esta decisión acerca de su cuerpo. Sin embargo, la oficina ha hecho todo lo posible por negarle los procedimientos a las jóvenes. 

En el caso de Doe, la autoridad no le permitía dejar el refugio en Texas donde se encuentra para realizarse el aborto. 

De acuerdo a Buzzfeed News, la joven no buscaba apoyo económico para el procedimiento. Sin embargo, los cambios establecidos por Donald Trump hacen que cualquier procedimiento deba ser autorizado por la ORR. 

Hace unas semanas, la juez norteamericana Tanya Chutkan ordenó que se le permitiera abandonar el lugar para el procedimiento. Ante esto, el gobierno apeló y una nueva orden de la corte estableció que la ORR tenía hasta el 31 de octubre para transferir a la joven a un médico que la pudiera atender. Posteriormente, continuó la batalla legal. 

El problema de todo el asunto es que el tiempo continuaba corriendo y la joven tenía 15 semanas de embarazo; después de las 20 semanas, el gobierno de Texas prohibe el aborto. 

Y es que, mientras que algunos defienden la política de Donald Trump acerca del aborto, pues la intención es que varias jóvenes reciban atención de primera calidad tanto médica como psicológica, para otros esta joven podría sentar un precedente para las miles de imigrantes menores de edad que llegan a los Estados Unidos sin compañía y que en muchas ocasiones son víctimas de abusos que causan embarazos no deseados. Además de que les parece inconstitucional que ellas no puedan tomar decisiones acerca de su propio cuerpo. 

Crédito de fotos: Getty Images