Alejandra García
Blog Marie Clarie
Alejandra García
#LaBatalladeAle: cambiando el chip
 

#LaBatalladeAle: cambiando el chip

 

Alejandra García

¡Hola! ¿Como están?  ¡Confío en que muy, muy bien!

Yo feliz y muy agradecida, siempre pero en esta semana en especial porque casi casi de sorpresa, estoy en una de mis ciudades favoritas de México: Hermosillo, con la asesoría continua que tengo en el restaurante que se abrió el año pasado, Xunuta, que la verdad no es mío, pero además de mi menú hay tanto de mi, de mi corazón y de mi historia ahí, que es para mi un lugar especial cada vez que estoy ahí.

Además, la emoción, la adrenalina, el estrés (bueno, ese lo intento manejar bajito porque no es algo bueno para nadie, pero en mi caso es exponencialmente mas dañino) de que estamos haciendo el menú para la temporada de primavera/verano y tengo poco tiempo para hacerlo, con los cambios normales de rotación de personas en la cocina (¡cada vez que llego hay caras nuevas y caras que ya no están!) Es un poquito más desafiante, ¡pero 10 veces mas retador y divertido!  Además me encanta que cada cocina tiene como su ritmo, su feeling, lo que hace a cada una diferente de todas las demás y regresar  a ese equipo cuando eres parte del él, pero por temporadas solamente… No tiene comparación a ninguna otra experiencia. ¡Los cocineros somos un grupo de personas con un chip diferente a los demás!

Así que feliz porque además aun no hace tanto calor (que es tremendo, aquí llegan a estar hasta 50 grados en verano, ¡no se imaginan!)  y puedo disfrutar los días en la cocina, haciendo las pruebas, corrigiendo lo que de repente se le pasa del menú que ya está, y esta vez, renovando tanto desayunos, como comidas y cenas. ¡Me encanta!  Tomo Semana Santa para trabajar aun mas intenso aprovechando que muchas personas están de vacaciones.  ¿Solo en cocina, verdad?

Cumplí ya mi primera semana con la quimio en pastillas, estoy agradablemente sorprendida porque no me han afectado prácticamente nada, y además de sorprendida estoy ¡feliz! Y además ni les he compartido que ahora sí ya me está creciendo el cabello. Ahora parece como pelusita en la cabeza, pero ya definitivamente le dije adiós a la pelona, por más que me había encariñado con ella. El cabello me está saliendo negro intenso, cuando mi cabello anterior era castaño, y la otra novedad son cientos de canas que antes no tenía… ¡lo prometo! Por lo pronto no puedo hacer nada, está demasiado pequeño para hacer nada con el, ya que me crezca un poquito mas decidiré si me lo dejo natural, me camuflajeo las canas, ¡o a ver qué!  Si tienen sugerencias, por favor, dejen un comentario….. ¡estoy segura que disfrutaré mucho leyéndolos y prometo considerar cada uno de ellos!

Dejé en Tijuana a mi subchef y los chicos en la cocina empacando ya para mudarnos a la cocina nueva. ¡Vamos a hacer ya el cambio la siguiente semana y estoy tan agradecida y feliz!  Arrancamos de inmediato con clases en La Cocina de Ale, que es la cocina más pequeña diseñada especialmente para clases con grupos pequeños, ya no tan formales como ir a la universidad sino cursos cortos con diferentes temas, clases para niños, quienes vayan a cocinar de recién casados (ya ni de chiste digo mujeres recién casadas, ¡porque ahora los maridos cocinan también!) y así. Me encantaría que si alguno de ustedes está en Tijuana en algún momento, pase a La Cocina de Ale un par de horas para aprender a preparar algún platillo  rico, rápido y convivir con las personas más lindas (de verdad, he sido siempre infinitamente afortunada con mis grupos de alumnos, formales y amateur).

Ya se imaginarán que debo traer asoleado a JuanJo, mi subchef con llamadas preguntando como van y pidiéndole que me envíe fotos de todo y todo el día. Es un proceso en el que me hubiera encantado estar pero no siempre se pueden compaginar las actividades y esta vez me tocó estar fuera.. Que no es malo, solo que extraño el estar viviendo esa experiencia también, además de esta que estoy viviendo en Hermosillo.

¿Saben algo? El poder decir ahora sí ya me “gradué”  a la etapa de vigilancia te vuelve a revolucionar la vida, los pensamientos, los sentimientos…  fue más de un año de vivir si, por supuesto cada día intensamente y disfrutándolo, trabajando, participando en el programa de Top Chef Mexico e intentar nunca perder de vista que fue una situación temporal, convencerme de ello y vivir el proceso de esa forma… pero ahora que terminé con toda esa intensidad médica,  me es desafiante regresar del todo a mi vida “normal”,  y no físicamente porque en ese sentido el “daño colateral” la verdad no fué demasiado, ¡fui y soy muy afortunada!   Pero el chip mental, por decirlo de alguna manera, cambió todo el año pasado a modo sobrevivir y regresarlo ahora a vida normal es otro proceso.  Que no es malo, porque ese chip, esa experiencia,  de verdad te cambian la vida. En mi caso cada día que me despierto en la mañana agradezco de corazón amanecer un día más; siempre he sido una persona muy muy intensa y no está mal, lo sigo siendo, pero he aprendido que esa intensidad se puede y debe modular y reflejarse en formas diferentes. No se trata de cambiar quien soy, mi esencia, pero sí modular y llevar una vida con dos rayitas menos de ese todo, positivo y negativo, que fue mi “modo supervivencia” por tantos meses…

Pero bueno, que intensidad de conversación para semana de vacaciones (¡les digo, estoy intentando modular pero no es fácil!) Así que mejor aquí me despido, confío en que tengan una semana hermosa, que para quienes Semana Santa tiene un significado extra lo vivan así, y los que no, ¡que la disfruten muchísimo!

¡Nos leemos pronto!

¡Un abrazo fuerte, fuerte!

Ale