Alejandra García
Blog Marie Clarie
Alejandra García
#LaBatalladeAle: celebrando el blog número 50
 

#LaBatalladeAle: celebrando el blog número 50

 

Alejandra García

¡Hola!

¿Como están? ¡Confío en que súper! Yo retomando actividades después de mi escapadita a Monterrey y mis reflexiones de fin/inicio de año.

Entre las actividades que retomé, fueron mis radiaciones. Estas siempre fueron diarias, excepto los fines de semana, pero como se atravesó Navidad y año nuevo entre semana, me fui de más de 5 semanas, más los 3 días que me escapé, ¡pues ya se imaginarán!

¡Finalmente las terminé! ¡Ah, que maravilla! Esta vez no hubo fiesta ni nada. En mi caso particular, las radiaciones fueron un poco pesadas, salía súper cansada y adolorida (no a todo el mundo le sucede lo mismo) pero regresaba a trabajar a mi cocina, plena temporada alta durante Diciembre, que todo se me olvidaba menos cocinar y servir los chorrocientos mil eventos que tuvimos la fortuna de tener.

Así que terminé y me dediqué un par de días completos a descansar y a no hacer nada. ¡Que raro se siente! Pero los disfruté muchísimo leyendo, meditando, haciendo planes...

¿Ya les platiqué que vendí mi escuela? Pues sí, un sueño que viví y disfruté, pero ya hay mas sueños en los que estaré trabajando muy pronto: una cocina de eventos más grande, un comedor privado (que creo que se va a llamar “La mesa con Ale”, y una cocina pequeña, a semejanza de la cocina de una casa, para poder dar clases a grupos pequeños y no quitar de mi vida por completo esa parte maravillosa y que disfruto tanto que es el compartir lo que he ido aprendiendo. Ya les avisaré muy pronto, estamos en la etapa de cerrar el trato de la ubicación, hacer planos y soñar y soñar con el diseño de todo. ¡No saben que maravilloso!

Por el programa en el que participo, que les comenté la semana pasada, Top Chef Mexico, he tenido algunas entrevistas en prensa y en tv, y no saben que chistoso es cada vez que requiero arreglarme (lo que incluye ponerme pestañas postizas porque las mías aún están tan pequeñitas que no se notan) ¡Nunca me quedan bien las pestañas postizas! O están chuecas, o parezco oso panda de las manchas del pegamento, o me queda una orilla casi pegada a la ceja... bueno, soy un desastre en eso. Definitivo, si cambio de oficio, no va a ser a maquillista... ¡Me quedaría sin clientes en un solo día!

Aprovecho este par de meses para hacer muchísimas cosas que en otra temporada del año no puedo, porque esta es la temporada de menos trabajo. Así que aprovechando eso y que está aquí mi mama y mentora culinaria, Sylvia Kurczyn, nos fuimos a comer unas deliciosas carnes, y cuando vi las fotos me di cuenta que ya subí de peso, ¡y yo feliz! Creo que soy de las pocas mujeres que se ponen felices con cada kilo que suben, pero como yo había bajado tanto, ¡parecía calaca de plano! Ya me pasé un poquito, porque aunque sea sana y orgánica, ¡que rica es la comida! Pero bueno, un par de kilitos arriba no pasa nada, estoy bien en ese aspecto y mi oncólogo más contento porque el alimentarme bien me apoya en mantener mi sistema inmunológico bien.

Están a punto de entregarme los planos de la nueva cocina. Al arquitecto que me está haciendo toda la adaptación y construcción/remodelación curiosamente lo conocí entregándole dos pavos para su cena de Año Nuevo. Fue de esas coincidencias que no lo son, y que a final de cuentas ha sido una bendición. El hace proyectos muchísimo más grandes que el que me está haciendo, y le digo que mi cocina es su juguete para que eche a volar su creatividad, su imaginación y la deje además de práctica y funcional, ¡hermosa! ¡Y así va a ser!

Y con eso les digo hasta la próxima semana, no sin antes compartirles que estoy infinitamente agradecida con cada uno de ustedes que caminan conmigo a través de estas letras, y a Marie Claire por invitarme a compartir. Hoy publicamos este, ¡el blog número 50! ¡Feliz, feliz feliz!

¡Les envío un abrazo fuerte, fuerte!

Ale