Alejandra García
Blog Marie Clarie
Alejandra García
#LaBatalladeAle: Festejos y nuevos procedimientos
 

#LaBatalladeAle: Festejos y nuevos procedimientos

 

Alejandra García

¡Hola! ¿Como están?

¡Yo feliz! ¡Es la semana de mi cumpleaños! Como les comentaba la semana pasada, tenía más de 8 años sin celebrarme, pero como mi papá se ofreció a hacernos una paella a mi hermana y a mi ( cumplimos años con 3 días de diferencia) para festejarnos, la decisión fue hecha: ¡fiesta!

Tuvimos un par de días únicamente para organizar todo, pero tengo una pequeña ventaja: como soy banquetera, conozco a casi todos los proveedores que se requieren para organizar una buena pachanga y me puse manos a la obra. En un par de días estuvo todo listo: mesas, sillas, decoración, pastel, flores…¡todo! Les comparto algunas fotos, ha sido uno de los cumpleaños mas felices que he tenido!

Aún no me la creo, fue algo pequeño pero para mi súper emotivo por muchísimas razones; no sólo la pachanga porque en realidad fue solo familia y amig@s súper cercanos, así que no éramos mas de 30 personas, pero el estar rodeada de familia y amigos para festejar el primer cumpleaños que paso viviendo esta situación medica, el festejar que llegué a este cumpleaños, que llegué después de casi un año de vivir diariamente un poquito contracorriente, con muchísima fe, con la fortaleza e inspiración que me da todo el apoyo y amor que tengo a mi alrededor, con días muy buenos y días muy malos, un año que jamás había pasado ni de cerca por mi mente que podía llegar a vivir como una paciente de cáncer... Pero ha sido tan importante el ser consciente que a pesar de ello sigo siendo una persona normal, que vive, que trabaja , que tiene sueños y lucha por ellos, que ama, que ríe y que sí, también llora... ¡Y se vale! ¡Por supuesto que se vale llorar! ¡Pero lo que no se vale es tirar la toalla, ¡eso jamás!

Además, ahorita estoy en plena temporada alta en mi trabajo: posadas, reuniones, todas las fiestas de Diciembre, tengo la fortuna de tener muchísimo trabajo y no tengo tiempo de hacer otra cosa que trabajar y descansar…. y prepararme, porque justo el día anterior a mi cumpleaños tuve mi primera cita con el radiólogo especialista en oncología para poder iniciar el siguiente paso en este camino: radiaciones. Según yo, iba solo a una primera consulta para obtener mas información. He estado investigando y lo más nuevo que existe en esta área son las radiaciones por aceleración linear. Estos aparatos de nueva generación radian con mas exactitud y menores posibilidades de daño a la piel de las partes afectadas o a los órganos internos cercanos al área, en mi caso, pecho, axila y cuello. Así que ahí estaba, haciendo mil preguntas como es mi costumbre y después de haber leído la información, recibir muchísimas referencias y platicar con el medico, decidí en ese momento iniciar el proceso.

Es un aparato gigante que parece algo así como espacial, tiene como una camilla y la parte del aparato de donde salen las radiaciones se mueve a diferentes posiciones y sale de ahí la radiación.

Así que de ser una primera consulta se convirtió en el primer paso para iniciar las radiaciones: una tomografía, usan laser para centrarme y me comenta uno de los técnicos que no me moviera, que me iba a tatuar las coordenadas y yo en automático solté un ¡NO! ¡Juré que ya no me volvería a tatuar! Y el técnico soltó una carcajada que terminé riéndome yo también. Y me tatuaron nuevamente, pero esta vez fueron 4 puntitos que parecen lunares. Tres de ellos en áreas del cuerpo que generalmente no están a la vista, pero el cuarto sí está a medio escote, así que ése sí se nota. Pero de todas formas, yo me digo a mi misma que son tatuajes que no cuentan como tatuajes, son médicos y no me los hice por gusto como el de la espalda, que según yo sería el primero y único.

¡Ah! ¡Si no fuera por detallitos chistosos como éste no podría decir con toda sinceridad que a veces esto tiene su lado divertido! Cada caso lo estudia un Consejo Médico para determinar la cantidad de sesiones de radiación que se requieren en cada caso. El médico calcula que para mi serán 25 a 30 sesiones, una diaria de Lunes a Viernes y los fines de semana “libres”. Una semana, una semana de espera para saber cuantas sesiones requiero, iniciarlas y con ellas el siguiente paso para seguir luchando contra estas celulitas enfadosas que se metieron/crecieron en mi cuerpo, ¡y que yo nunca invité!

Y con esto me despido, entre fiestas de cumple, citas médicas y mucho trabajo en la temporada. Llevo varios desvelos de más y me va a costar otro regaño de mi oncólogo, ¡ya no voy a ser su paciente estrella!

¡Les envío un abrazo fuerte, fuerte!

Ale

#LaBatallaDeAle

Contáctame en Facebook & Twitter