Alejandra García
Blog Marie Clarie
Alejandra García
#LaBatalladeAle: un diciembre muy movido
 

#LaBatalladeAle: un diciembre muy movido

 

Alejandra García

¡Hola! ¿Cómo están? Confío en que no estén pasando estos fríos infames que tenemos por acá (exagero un poco, ¡pero soy MUY friolenta!)

Regresé a Tijuana justo a tiempo para mi tercer Herceptin (la quimio sin efectos secundarios la he bautizado) y algunos eventos y pruebas de menú antes de que inicie LA temporada, sí, así, con letras mayúsculas, porque para la mayor parte de los que nos dedicamos a la Gastronomía, la temporada de Navidad es como Disneylandia todos los días,  trabajo ( que amamos!) inacabable, jornadas interminables y sube y baja de emociones... ¡No saben que divertido es en verdad!

Tuve una prueba de menú fantástica; festejaban el cumpleaños de la abuela de una quinceañera que serví este verano y la degustación fue en casa de la señora. Una casa enorme, con una vista preciosa y la cocina maravillosa… de esos tiempos que se disfrutan aún más por el entorno en el que estás.

Un par  de días después regresé a una cocina mágica,  que tenía años sin pisar, para servir un evento. No saben,  es de verdad la cocina más divertida, más inspiradora, más el reflejo de su dueña que se puedan imaginar.  Hay desde muñequitas ‘Betty Boops’, artesanías de decenas de países, cientos de fotos, equipo profesional de cocina y  hasta una campana de bronce enorme. Es un honor y una alegría enorme estar ahí de nuevo,  atendiendo los eventos que se llevan a cabo en la casa y de paso disfrutar de esa cocina maravillosa.

Con tantas actividades ya mi cuerpo pedía paz y tranquilidad a gritos y me tomé una tarde para ir a la playa.  Sí, ¡aún la tengo prohibidísima!,  pero no me pare en ella, solo caminé y caminé por el malecón, me senté a tomar un café (descafeinado, el normal está prohibido también), a pensar, a agradecer y a tomar algunas fotos espectaculares de ese atardecer en mi preciosa Tijuana. En mi caso, ha sido definitivamente cierto que todo se va acumulando, los efectos de las quimios, el herceptin, que no paro ( casi) a descansar y ando de un lado a otro haciendo mil ocho mil cosas a la vez. Pero esta tarde,  regresé a casa con la batería recargada, ¡y muy, muy en paz! ¡Objetivo cumplido!

La próxima semana es mi cumpleaños. Como les he comentado ya, no soy ni de grandes fiestas ni parrandas, prefiero las reuniones pequeñas, los verdaderos amigos y la familia. Por eso mismo, hace ya 8 años que no “me festejo” el cumpleaños como tal.  Salgo con amigos a cenar, o algo así, tranquilo,  pero he estado realmente considerando muy seriamente que este año amerita un festejo. Nada grande, nada extravagante, solo festejar con mi familia y amig@s muy cercanos que llegue a esta fecha,  y no tan solo que llegue, que llegue bien, que llegue de pie, que llegue feliz, que llegue con ganas seguir “llegando, de seguir viviendo, de seguir cocinando, de seguir amando ¡!!! 

Estuve con ese dilema unos días,  viendo los pros ( si, todo lo lindo que ya comente) y los contras (mes con más trabajo del año, faltaban un par de días y no tenía absolutamente nada, todo los lugares/proveedores etc. están llenísimos) pero de la manera más inesperada, mi papá se encargó de tomar la decisión: sí, mi papá nos regaló una paella a mi hermana y a mi (ella cumple años dos días antes que yo) , así que ¡asunto resuelto!  Este año, “¡habemus fiesta!”

Y con eso, los dejo, la semana próxima les platico que tal estuvo la pachanga….. y como vamos más o menos un mes desfasados en el blog pero sé que éste se publica en el ultimo dia del 2015, permítanme desearles un 2016 lleno de salud, de amor, de paz, felicidad y abundancia para cada uno de ustedes y cada miembro de su familia.

Les estoy infinitamente agradecida por haber caminado conmigo este 2015 y tengo toda la ilusión de seguir caminando con cada uno de ustedes este 2016 que inicia en unas cuantas horas.

¡Un abrazo fuerte, fuerte!

Ale

#LaBatallaDeAle

Contáctame en Facebook & Twitter