Alejandra García
Blog Marie Clarie
Alejandra García
#LaBatallaDeAle: Detalles que sorprenden y se agradecen
 

#LaBatallaDeAle: Detalles que sorprenden y se agradecen

 

Alejandra García

Creo que alguna vez ya les comenté que todos mis clientes son especiales. No por quiénes sean, por su posición o apellido; para mí todos son especiales porque al contratarme me dan la oportunidad de seguir haciendo lo que amo hacer, de crecer como profesional, de enfrentarme a nuevos retos y, en muchos casos, de pasar de clientes a amigos.

Hay veces en que al conocer a alguien hay una conexión inmediata, y así fue con mi siguiente pareja de novios, de las que me emociona como no se imaginan platicarles: se llaman Victoria y Tony.  Desde que los conocí en la degustación fueron de esas parejas que piensas  “que padre. Esto es real y va a ser para siempre”.

Los dos son de un lugar mágico de la Baja, San Quintín, en donde se producen además de las mejores fresas del mundo,  muchísimas otras frutas y verduras como esparrago, algo de uva,  zarzamoras, frambuesas, etc.  

Habían decidido su menú hacía varios meses,  pero les regalaron queso regionales (¡deliciosos, por cierto!) y me pidieron panes artesanales, mermeladas y compotas para acompañarlos. Además de eso, decidieron enviarme uvas y zarzamoras para los quesos. De hecho, las zarzamoras más deliciosas que he probado. También me pidieron espárragos para el platillo principal (que ellos también trajeron) y estaban deliciosos.

La boda fue en un lugar hermoso del famoso Valle de Guadalupe. Llegamos temprano, montamos cocina, y mi equipo y yo nos pusimos a hacer producción  para adelantar lo más y que nos se nos echaran las prisas encima.

Entre una cosa y otra, llegaron los novios al lugar de la recepción. Es de las únicas veces que me he tomado foto con ellos mientras veían su área de recepción, el pastel y los detalles de toda la decoración por primera vez. ¡Me encanta servir bodas!  Las miradas de los dos,  y el aura de felicidad y amor que emanaba de ellos, ¡era totalmente contagiosa!.

Me brinco a la hora del servicio. Con todo lo que ya habíamos adelantado (por supuesto que hubo momentitos de estar corriendo) todo salió muy bien.  Mi equipo y yo quedamos felices por otro evento bien logrado, nos quitamos las filipinas y empezamos a recoger la cocina.

Cuál fue nuestra sorpresa cuando los novios, a mitad de su fiesta, se tomaron el tiempo para ir a la cocina, darles un aplauso y felicitar a mis chic@s y decirnos que todo había estado delicioso y que los invitados estaban fascinados.

En más de 15 años que tengo sirviendo eventos, incluyendo cientos de bodas, esta es la primera vez que los novios tienen un detalle así con nosotros. ¡Nos hicieron el día! Y es que no es común que alguien, y menos durante su boda, se tome el tiempo de ir a decirte “gracias”, darte un aplauso y en mi caso, desearme mucho éxito con mi última quimio, que ya se está acercando.

Así que una vez más confirmo que las personas son realmente buenas, que aún existe la gentileza y educación en este mundo loco, que los buenos sentimientos son contagiosos y que tengo en San Quintín a un par de recién casados que ahora considero amigos. 

¡Nos leemos muy pronto!

¡Un abrazo fuerte, fuerte!

Ale

#LaBatallaDeAle

Crédito de fotos: Crédito de fotos: Alejandra García