Alejandra García
Blog Marie Clarie
Alejandra García
#LaBatallaDeAle: LA GRAN APERTURA
 

#LaBatallaDeAle: LA GRAN APERTURA

 

Alejandra García

¡Hola! De nuevo esta semana con ustedes... ¡Cómo me encanta hacerlo! Compartiendo cada paso que doy en el vivir de mi vida normal y compaginarla con mi situación médica. Estos días he estado un poquito sentimental. Hay tanto de mí que se queda en cada lugar, con tantas personas y en cada palabra que escribo que ni cómo platicarles. Mi subchef les llama “llantos espontáneos” y me los cuenta para hacerme reír, empieza con" ya van tres y todavía no es la hora de la comida”. Son momentos de soltar, dejar ir y seguirle.

Les platico el día de la apertura oficial del restaurante en Hermosillo. Estuvimos ahí todo el día, servicio y cocina. Como no teníamos ni idea de cuántos comensales llegarían -con la fe de que el lugar estaría lleno-, preparamos comida para un enorme ejército. 

Abrimos las puertas a las seis y nadie. A las seis y media y nadie. Yo la verdad sí tuve unos segunditos de "¿qué esta pasando?" Pero las personas en Hermosillo salen más tarde y para las ocho de la noche, empezaron a rechazar personas porque ya no teníamos lugar (y así siguen hasta hoy).

Pasé por todas las emociones: súper orgullosa del equipo en la cocina -todos sonorenses-. Nervios de que algo pasara, fue la primera vez que ya en realidad teníamos comandas de comensales desconocidos y no invitados. Felicidad de ver el lugar llenísimo y sacar platillos de la cocina. Me encanta esta parte de mi trabajo también: las asesorías.

Como todo, en los primeros días surgieron detallitos. Yo el primer día terminé súper cansada así que el segundo día me tomé la mañana para mí, para descansar y fui al restaurante hasta mediodía. Ese segundo día fue mágico de verdad. De repente estoy en la cocina -que es semi abierta-, volteo y veo entrar a uno de mis clientes favoritos de Tijuana con su hijo (que fue compañero mío de prepa) y su nieto.

Me dio muchísimo gusto verlo y le cociné fuera del menú porque tenía algunas restricciones alimenticias (me identifiqué) y le encantó el lugar, el concepto y la comida. Es un hombre de corazón lindo y me invitó al día siguiente al programa de noticias que tiene más rating en Hermosillo por la mañana. Creo que fue de las cosas más divertidas que hice ahí. Durante el programa me metí tanto en el tema del restaurante y sus ingredientes regionales que hasta uno que otro albur salió por ahí. Me encantaría que pudieran escuchar la entrevista. El conductor, los de producción y yo, nos reíamos a carcajadas. 

Fue muy inesperado y súper halagador también que hubo varias personas que ese día llegaron a comer a Xunuta preguntando por la chef que estuvo en el radio en la mañana. Salí a saludar a cada uno de ellos y le agradecí muchísimo a mi cliente su gentileza y atención al regalarme ese tiempo en el programa. En esas noches hubo también el primer festejo de cumpleaños de un cliente.

Al día siguiente me escapé -por así decirlo-, un ratito y fui a comer con mi subchef a un lugar que allá es muy famoso y dicen que tiene las mejores hamburguesas. Así que aproveché que no había comido carne roja en la semana y pedí la hamburguesa de carne Wagyu. Si algún día tienen oportunidad, se las súper recomiendo.

La apertura fue el miércoles y estuve ahí apoyándolos hasta el lunes. Esa semana regresé a Tijuana con un evento grande: 500 personas, tres menús diferentes y fuera de la ciudad, así que había muchísimo que hacer. Pero todo eso se los cuento después (cada evento tiene una historia hermosa). 

Me fui de Hermosillo feliz y muy agradecida de haber tenido esa gran oportunidad de vivir el “embarazo y parto” de Xunuta. Hice amigas que van a ser para siempre y me regreso con recuerdos hermosos de todo el tiempo que estuve ahí. Espero regresar muy pronto.

Y de ustedes, que me regalan unos momentos de su día para leerme, muchísimas gracias también, les envío un enorme abrazo y nos leemos la próxima semana. 

Ale

#LaBatallaDeAle