Dr. Guillermo Rodriguez Navarrete
Blog Marie Clarie
Dr. Guillermo Rodriguez Navarrete
Los conservantes y tu salud
 

Los conservantes y tu salud

 

Dr. Guillermo Rodríguez Navarrete

Hace ya tiempo, el hombre observó que los animales que morían sobre una salina, tardaban mucho en pudrirse. Por asociación, pensaron que si tomaban sal de aquella salina y cubrían con ella la carne, se conservaría durante mas tiempo. Estaba naciendo el uso (aun no el abuso) de los conservantes alimentarios.

Hoy día, existe una fiebre global por la alimentación mal llamada “natural”, que supone como primera premisa, huir de lo “artificial”.  Deben saber que ni todos los conservantes son “artificiales”, ni todos malos. Existen (y han existido siempre) conservantes como la mencionada sal, ciertos aceites, el vinagre y algunas especias, que han conseguido que escapemos a la acción de microorganismos patógenos como bacterias, levaduras y hongos, que pueden formarse en nuestros alimentos cuando comienza su descomposición, y que pueden producir graves enfermedades, incluso la muerte.

El problema es que ahora, con la globalización y la aparición de las grandes compañías de alimentación, los conservantes no se usan sólo para producirle salud a usted, sino más bien para producirle salud (financiera) a dichas empresas, ya que pueden procesar un alimento en Japón, vendérselo a usted en una tiendecita de su barrio, y que aun pueda tenerlo en su cocina guardadito por 3 meses más.

Aquí les dejo unos ejemplos para que tengan criterio a la hora de huir de alguno de ellos:

Nitratos y nitritos: Se usan en productos cárnicos como salchichas, hamburguesas o embutidos, y está científicamente comprobado que su abuso oxida la hemoglobina y afecta a los glóbulos rojos, impidiendo la llegada de oxígeno a las células. Además, pueden transformarse en nitrosaminas, potencialmente cancerígenas. 

Sulfitos: Se utilizan en la elaboración y conservación de algunos vinos, y en ciertas personas pueden causar reacciones alérgicas, picores, diarrea, vómitos y fuertes dolores de cabeza. Igual que los efectos secundarios de los fármacos, no quiere decir que a todo el mundo le vaya a ocurrir. Hay millares de felices consumidores de vino, pero si ve que le produce alguno de estos efectos cambie de bebida.

Ácido benzoico y benzoatos: Presentes en algunos refrescos, jugos, mermeladas y yogures. Pueden producir trastornos neurológicos si se combinan con sulfitos, y asma si se combinan con ciertos colorantes.

Difenilo y derivados: Se usa para embellecer el aspecto exterior de algunos frutas, como los cítricos o los plátanos. Lo malo es que penetran en ella, y no se pueden eliminar con el lavado. En exceso, pueden producir irritación en nariz y ojos, y empeorar enfermedades renales y hepáticas. Siempre ha sido sano consumir la piel de la fruta. Hoy día, mejor desecharla.

Por último, recuerde que en nutrición nada es inmensamente bueno ni inmensamente malo, la clave está en el equilibrio, y ese es el que debemos buscar. No olvide que usted será mañana, lo que coma el día de hoy.

¡Salud!

Dr. Guillermo Rodríguez Navarrete

Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.