Dr. Guillermo Rodriguez Navarrete
Blog Marie Clarie
Dr. Guillermo Rodriguez Navarrete
Detox o no detox… esa es la cuestión
 

Detox o no detox… esa es la cuestión

 

Dr. Guillermo Rodríguez Navarrete

Seguro que a mi tocayo Shakespeare no le importará que tome prestada su famosa frase de Hamlet como título para intentar plasmar una duda que impera en el mundo de la dietoterapia: Las dietas detox… ¿desintoxican o no?

Antes de que sigan leyendo les doy mi humilde opinión: NO. De los “tóxicos” de nuestro cuerpo suelen encargarse a dúo entre el hígado y el riñón. Si de verdad quiere estar libre de tóxicos, cuide estos dos órganos, y seguro le irá bien.

En efecto, toda la filosofía de la desintoxicación se basa en la suposición dudosa de que las toxinas acumuladas son responsables de una serie de potenciales enfermedades, aumento de peso y otras dolencias. Efectivamente, las toxinas se acumulan en nuestro cuerpo, pero es improbable que su dispersión se vea facilitada por tratamientos cosméticos, jugos, o tés a precios desmesurados.

Los adeptos de las llamadas dietas DETOX  (una verdadera fiebre a nivel mundial) manifiestan sentirse mejor y haber perdido peso (entre algún mareo que otro) durante algunos días, y otros reportan complicaciones de salud.

En 2009, un grupo de científicos adscritos a la red Voice of Young Science publicaron los resultados de una investigación que revisó varios de los kit detox más populares del mercado. Su teoría fue que ninguno era capaz de demostrar su potencia purificadora, ni de hacer lo que prometía: “Nuestra conclusión es que el término detox es un mito”.

Algo similar afirmó Choice, la organización de consumidores de Australia, después de revisar varios programas de desintoxicación: “Una semana o dos no le salvarán de los daños de un año de comer mal, fumar o beber en exceso”.

Dejando a un lado que ningún jugo ni ninguna dieta detox ha conseguido demostrar a día de hoy que desintoxiquen nada, una cosa si es cierta: es infinitamente mejor beberse un jugo, o 5 de ellos, que hacer las dietas salvajes que hacen algunos por ahí. Me explico: prefiero cien veces una persona tomando 6 jugos o licuados de frutas y verduras al día, que una haciendo la dieta del sirope de arce, del pomelo, o de la alcachofa.

Ya les adelanto que no van a encontrar muchos amigos de las dietas “detox” entre la comunidad científica y académica de la nutrición y la dietoterapia, pero...  ¿Quién es capaz de criticar un jugo natural, hecho con frutas y vegetales frescos,  después de ver la porquería que uno encuentra en el supermercado envasado con el nombre de “jugo”?

Como ven, una vez más todo se resume en elegir algo bueno y tomarlo sin abusar.

Siempre que vayan a someterse a un plan de apellido Detox o cualquiera de apellido incierto de los que saldrán en el futuro, consulten a un nutricionista de mente abierta pero no voladora, y pídanle consejo previo. Verá que no se arrepentirá. Lo único que en la vida te puede intoxicar, son los excesos. Incluso algo tan noble como el amor, puede causar estragos cuando no está en su justa medida. Piénselo.

¡Salud!

 

Dr. Guillermo Rodríguez Navarrete

Sígueme en FacebookTwitter e Instagram.